Encabezado_v1_2014
Home_btn
Bicentenario
Educativo
Nómina de
Funcionarios
Spacer
Spacer
Spacer
Asunción - 23 de Abril de 2014

Política y Doctrina del Paraguay en el gobierno del Dr. Francia

Publicado por mllamas - 05 de Julio de 2010
Me gusta
6
No me gusta
4

Paraguay

1811

La política durante el gobierno de José Gaspar Rodríguez de Francia se basó en el mantenimiento de la independencia nacional, la defensa de los límites y la libre navegación de los ríos. Para mantener la independencia, el Dr. Francia prohibió toda reunión de personas sin previa autorización del gobierno, con el propósito de impedir cualquier levantamiento interno de los sectores porteñistas y españolistas. La doctrina francista se distingue claramente en la Nota del 20 de julio de 1811 dirigida a la Junta de Buenos Aires, donde manifiesta su determinación de defender la autonomía paraguaya en el Río de la Plata. El ideal político del gobierno de Francia se deja traslucir en el Reglamento de Gobierno, que declara al Paraguay como República Soberana. Otros principios que caracterizaron al gobierno del Dr. Francia fueron el orden y el aislamiento.

El Dictador decía: "La libertad, ni cosa alguna, puede subsistir sin el orden, sin reglas, sin unidad y sin concierto". Con el fin de defender el orden interno de la República y por temor a que la anarquía reinante en los países vecinos pudiese llegar al Paraguay, impuso la política del aislamiento.Las fuentes que inspiraron a la doctrina francista fueron la historia de Roma y las influencias del francés Juan Jacobo Rousseau, quien en su libro El contrato social menciona que, en caso de necesidad con el fin de mantener la seguridad pública y el orden nacional, sería recomendable designar un dictador para imponer la paz y la seguridad.

El Dr. Francia ejerció la dictadura en forma absolutista y cruel, actuó con dureza e impuso su voluntad en todos los ámbitos, ya que concentró en su persona los poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial. Francia impartió una justicia similar a la del periodo hispánico: por un lado, la justicia para los comunes; y por el otro, la justicia política, creada durante su gobierno para castigar los crímenes considerados más graves para él, que eran las conspiraciones o traiciones a la patria, los que castigaba con pena de muerte, azotes o prisión perpetua. Los casos menores, como robos, abigeato, holgazanería, proferir palabras contra el dictador, entre otros, los resolvían los funcionarios subalternos, con poderes suficientes para multar, azotar o poner en el cepo a gente por días o semanas.

Los casos de mayor importancia, como los crímenes de Estado, la lesión de las propiedades públicas, el contrabando, los robos en camino real, las tentativas de evasión, quedaban a cargo del Dictador.


Fuente: www.abc.com.py, 14 de junio,2010

 
 

Copyright 2013 - MECDigital
Desarrollado por Dirección de Informática. Todos los derechos reservados.